Se juega sobre una estrecha pista de  hielo: tradicionalmente se enfrentan dos equipos de cuatro jugadores cada uno se turnan para lanzar piedras de granito de 20kg. Cada equipo tiene ocho piedras para empujar a través del hielo hacia un objetivo circular conocido como “Casa”. Una vez que se lanza una piedra, dos compañeros del equipo usan escobas para barrer sobre el hielo un camino premeditado que colocará su piedra más cerca del centro de la Casa. El líder del equipo, o “Skip”, decide el mejor camino para el barrido que impactará en la trayectoria de la piedra.

El objetivo del juego es colocar el mayor número de piedras de tu equipo más cerca del centro de la Casa y se completa una vez que se han lanzado las 16 piedras (2 piedras por jugador). Un juego puede tener de 8 a 10 entradas. Se anota un punto por cada piedra más cercana al centro de la Casa que cualquiera de las piedras del competidor. 

Para conocer más sobre cómo se juega da clic en este video: Curling en dos minutos