Para jugar curling en un nivel amateur solamente necesitarás unos zapatos de suela de goma y ¡mucha actitud! Las piedras y las escobas se almacenan y son propiedad de la pista o el club de curling al que asistas. Los jugadores no poseen sus propias piedras ni traen un juego de piedras a un juego.

En un nivel profesional cada jugador tiene un par de zapatos especiales (uno con una suela que le permite frenar en el hielo y el otro con una suela resbaladiza, que le permite deslizarse en cada lanzamiento) y su propia escoba. Así mismo, tienen una suela de goma extraíble para proteger y mantener limpia la suela deslizadora del zapato.